Blog

Acerca de la lana mineral Insuver Black

Aislar en falsos techos y en bajo cubiertas con ventilación

La lana mineral Insuver Black es capaz de aislar los falsos techos y las bajo cubiertas ventiladas. Se trata sin duda de una solución idónea para remozar las cubiertas. La acción es llevada a cabo por medio de nódulos de lana mineral, la cual se comprime en sacos para, a continuación, quedar a disposición de las máquinas que la insuflan en la vivienda tanto por dentro como fuera.

No hay que dejar pasar por alto el hecho de que esta lana mineral facilita un aislamiento térmico fabuloso para falsos techos y bajo cubiertas con ventilación. Además, también favorece el aislamiento acústico. Hablar de las cubiertas ventiladas es hacerlo de unas cubiertas con un par de hojas a las que una cámara de aire con ventilación se encarga de separar; la cubierta inferior se ocupa del aislamiento térmico, mientras que la cubierta superior aporta protección respecto a la amenaza de los factores atmosféricos y climáticos.

Por su parte, hablar de falsos techos es hacerlo de elementos de construcción que quedan distanciados del techo principal; suelen estar hechos de piezas prefabricadas de materiales como la escayola, el aluminio, el acero o el yeso laminado, por nombrar algunos. La lana mineral suele presentarse en sacos de diecisiete kilogramos y medio, y ofrece una serie de ventajas como método de aislamiento que enunciaremos a continuación.

Ventajas del producto

La barrera de aislamiento no se asienta con los años.

Aporta prestaciones acústicas.

Conserva las prestaciones del sistema inalteradas durante toda la vida útil del edificio, por lo que con el tiempo no se degradan.

Mejora la eficiencia energética de la vivienda, así como el ahorro económico de la factura de refrigeración y calefacción.

Mejora el aislamiento térmico del edificio.

Es un material inerte que no es un medio adecuado para el desarrollo de microorganismos.

Es un producto sostenible con composición en material reciclado superior al cincuenta por ciento. Se trata de un material reciclable cien por cien.

Ventajas que aporta el sistema

No debemos olvidar que se trata de una clase de sistema que ofrece grandes ventajas:

La máquina hace menos ruido que un aspirador doméstico

La máquina se conecta a la red eléctrica doméstica

Es una solución no invasiva.

Las intervenciones individuales no requieren licencia de obra.

Se instala sin necesidad de hacer obras y de una manera fácil, rápida, económica.

Es apto para la intervención por el exterior y el interior de la vivienda

Lana mineral Insuver Black. Propiedades técnicas

En lo que se refiere a las propiedades técnicas de la lana mineral Insuver Black, tenemos que resaltar los siguientes puntos:

Asentamiento: S1, según la norma EN14064-1

En cuanto a la reacción al fuego, pertenece a la Euroclase A1 (es incombustible)

Absorción de agua a corto plazo <1 kg/m2

Resistencia al flujo de aire es mayor de 5 kPas/m2

Densidad de aplicación recomendada: 30 ± 5

Resistencia a la difusión de vapor de agua: 1 m2 h Pa/mg

Calor específico aproximado 800 julios

La conductividad térmica declarada responde a 0,040 w/m*k

Aislamiento térmico de la vivienda cuando el tejado se rehabilita

Entre los lugares de las viviendas donde más se pierde el calor, tenemos al tejado y la cubierta, lo cual sucede debido a la convección térmica. Como el aire caliente es menos pesado, carece de la suficiente densidad, por lo que termina en la zona alta de las habitaciones y por eso, intercambia la temperatura con los elementos que encuentra ahí. En ese sentido, cobra mucha prominencia realizar el aislamiento del tejado de la vivienda, para bajar las pérdidas de calor en el hogar durante el invierno y usar con menos intensidad los sistemas de calefacción, manejando de mejor manera el consumo de energía.

Se ha determinado, que las zonas en la que el calor de la vivienda se fuga son: Los ductos de ventilación, las paredes, los tejados, las ventanas y puertas, los puentes térmicos y el suelo.

Aislamiento adecuado de la cubierta o el tejado

Para esta labor, se debe saber que no es lo mismo trabajar con una cubierta plana que con una cubierta inclinada. En ambos casos, un techo falso con aislante, sería lo mejor para el aislamiento de las viviendas que están entre pisos, dentro de edificios de varias plantas. Entonces si se aisla bajo chapa u onduline, sería muy conveniente para hacerlo en contra del calor generado, luego de absorber la radiación emanada del sol en la época veraniega.

Elegir el aislante más adecuado

Dentro de la oferta de aislantes que existe en el mercado, lo que más conviene es comparar cual es el que más le sirve a la vivienda en la que se hará esta refacción. De acuerdo a sus propiedades, hay dos materiales aislantes que se recomiendan ampliamente:

Paneles de poliestireno

Este tipo de paneles, tienen cualidades mecánicas sobresalientes, con una resistencia térmica prácticamente igual a las lanas de roca con alta densidad. Su principal característica, es su longevidad y durabilidad, por lo que son muy buenos para aislar la vivienda correctamente, especialmente para la cubierta.

Lanas minerales

Estas no son idénticas a la lana de roca. Y pueden ser empleadas para aislar térmicamente a los techos falsos, habitaciones separadas por divisiones y fachadas ventiladas. Poseen una alta resistencia a la degradación producida por el agua.

Ventajas que aporta el Sistema Insuver

Aislar con lana mineral insuflada a través de las cámaras de aire de las fachadas

El Sistema Insuver se basa en el insuflado de lana mineral en las paredes y fachadas que cuentan con cámara de aire; se insufla en los orificios para crear una barrera aislante que proteja la fachada y ofrezca a la vivienda un aislamiento acústico y térmico de más calidad. Se trata del mecanismo más eficiente y sencillo a la hora de aislar la fachada del edificio.

No hay que olvidar la trascendencia de aislar la fachada principal, que es el lugar a través del que más se transmiten el frío o el calor; también se trata del escollo más importante que superar el ruido que quiere entrar. En este sentido, la lana mineral aporta un aislamiento térmico de garantías, ya que además agrega los espesores adecuados y trabajo cumpliendo los requisitos del CTE. Hay materiales que pierden sus virtudes aislantes cuando pasan los años, pero la lana mineral sin embargo conserva todas sus propiedades, lo que motiva que siga aislando pasado el tiempo.

Beneficios del Sistema Insuver

  • Revalorización del edificio tratado. La vivienda alcanzará un mayor valor de mercado, de lo que el cliente se beneficiará si quiere venderla o alquilarla.
  • Mejora considerable del aislamiento acústico. La lana mineral asegura el aislamiento acústico de la vivienda, por lo que se eliminarán los ruidos exteriores; por ejemplo, el ruido de los coches, la música de los vecinos o el trajín de los viandantes desaparecerán.
  • Más comodidad térmica en el interior. La casa podrá estar caldeada de manera natural, lo que, sin duda, significará ahorrar en la factura de la luz y favorecer la ecología, ya que no habrá que emplear métodos artificiales.
  • Ahorro de energía. Reducir la factura de la calefacción y del aire acondicionado supondrá un importante ahorro a final de mes, algo que se agradecerá.

Ventajas del Sistema Insuver para aislar la fachada con lana mineral

  • No se precisas andamios
  • No se requiere licencia de obra
  • No se pierde espacio útil en la casa
  • No cambia la fachada
  • Aislamiento acústico y térmico
  • Red de instaladores homologada
  • Instalación rauda, limpia y económica
  • Intervención por el exterior o el interior
  • Inicio inmediato de la obra

Velocidad de la intervención

  • El Sistema Insuver es el método de aplicación más veloz. Las dimensiones de la casa y las consideraciones técnicas del instalador serán esenciales. No obstante, habrá que valorar lo siguiente:
  • Un chalet individual se aísla en dos días.
  • Un edificio de una ocho alturas y dos viviendas por planta se aísla en seis o siete días.
  • Un edificio colectivo con dos frentes de fachada se aísla en un día.
  • Los instaladores profesionales, cualificados y con homologación y experiencia en el sector serán siempre recomendables a la hora de afrontar la instalación. De este modo se llevarán a cabo con éxito las tareas de aislamiento tanto en bloques de varias viviendas como en casas individuales.

 

Ventajas del aislamiento térmico con celulosa en una vivienda

No hay duda de que la celulosa es un aislante térmico del todo recomendable para proteger paredes, tejados y fachadas de una manera ecológica, aunque es verdad que es uno de los aislantes menos conocidos por el gran público. La celulosa se obtiene triturando papel de periódicos que sobran en las tiradas de cada día; el papel se procesa, se corta y se desfibra, de manera que el resultado son unas tiras finísimas de papel que acaban mezclándose con sales bóricas. Así se consigue un material fungicida, insecticida e ignífugo.

Es importante destacar que la fabricación de este material es completamente ecológica; además se consume muy poca energía durante el procesado. Suele pensarse que, al proceder del papel, la celulosa no es un buen aislante para las situaciones de incendios y fuegos, pero lo cierto es que las sales de boro que se le añaden lo convierten en un material con capacidad para proteger la vivienda frente al fuego. Y es que hablamos de un material aislante térmico que impide que el fuego pueda propagarse, sin originarse gases tóxicos y soportando temperaturas de hasta mil quinientos grados.

Otras ventajas del aislamiento térmico con celulosa

  • El aislamiento de celulosa cuenta con excelentes propiedades ignifugas.
  • Instalación en un solo día y sin obras.
  • Es el mejor aislamiento contra el calor, pues su composición es transpirable y permite que el interior de la vivienda tenga una temperatura cómoda en verano durante más tiempo (se ahorrará en aire acondicionado).
  • Puede adaptarse a cualquier cavidad debido a su densidad; esto la convierte en un buen aislante térmico para impedir el movimiento de aire entre paredes y protegiendo la entrada de frio al interior de la casa.
  • Es un material ecológico tanto en su materia prima, papel reciclado de periódicos, como durante su procesado, ya que emplea menos energía en su proceso y en el transporte. Sus desechos son también reciclables.
  • Las sales bóricas que se añaden en el proceso de fabricación del aislamiento de celulosa le dan unas propiedades ideales para la protección del hogar contra plagas de insectos.

Tiene propiedades de aislante acústico.

La celulosa regula la humedad de los materiales, por lo que evita la propagación de hongos.

Equipar las viviendas con un aislamiento térmico, bien por el sistema de aislamiento térmico insuflado o soplado, favorece una mayor eficiencia energética y reduce el gasto en la factura de la luz. No hay que olvidar que la energía que no se consume es la más limpia de todas. Instalar aislamiento térmico con celulosa nos permite tener la casa más caldeada en invierno y más fresca en verano, gastando mucha menos energía así. Una consultoría energética podrá aportarle al usuario buena información y asesoramiento acerca de lo que mejor se adapta a su vivienda.

Aislar térmicamente cajones de persiana de madera

Acabar con el frío, el ruido y el aire que entran en el hogar por medio de cajones de persiana antiguos

A través de los cajones de persiana entran en el hogar el frío y aire del exterior. No hay que obviar que las ventanas son oquedades en las paredes y que en torno a un treinta por ciento de la energía de la casa se esfuma en este tipo de huecos. Lo principal es aislar bien la oquedad de la pared, porque el frío puede incluso penetrar en las ventanas con doble cristal, con calidad y con rotura de puente térmico; es primordial apostar por el aislamiento de cajones de persiana.

Se puede aprovechar un aislamiento insuflado de la cámara de aire de la fachada de la vivienda para intervenir en los cajones de las persianas. No obstante, hay que tener muy claro que las ventanas son un foco de potencial frialdad, merced a las infiltraciones de aire que pueden producirse por un mal sellado. No haber aislado las paredes de una manera adecuada también puede hacer descender la sensación térmica del inquilino. No hay que olvidar que a la postre podremos ahorrar en calefacción y aire acondicionado si se hacen las cosas bien en el tema del aislamiento.

Sobre los paneles aislantes Termoflex

Gracias a los paneles aislantes Termoflex es posible convertir un cajón de persiana antigua que carece de aislamiento en un elemento que soporte de una manera idónea las temperaturas que amenazan desde el exterior. Los Termoflex están formados por una capa de Neopor flexible (perlitas de granulado de poliestireno con capacidad para expandirse), otra capa de flexible poliestireno expandido (es ligero, absorbente y resistente a la humedad) y otra capa intermedia que se ocupa de distribuir de manera homogénea la temperatura.

Con un cúter, se deberá cortar la lámina al tamaño de la caja de persiana; luego, para colocarlo, se medirá la curva del interior del cajón, así como el espesor que cabrá entre las paredes de la caja y la persiana estando enrollada del todo. Cuando se haya instalado el panel, podrá sellarse con espuma de poliuretano como vía complementaria.

Cada panel de Termoflex se comporta con flexibilidad; sus partes que sobran pueden servir para rellenar oquedades y espacios más pequeños y escondidos. Basta con seguir las estrías de su diseño para poder cortarlos. Se instalan de una manera fácil, sobre todo gracias a unas chapas plegadas que favorecen que encaje cada plancha de un metro. El Termoflex está formado por un panel de poliestireno expandido con una transmitancia térmica U=0,035W/m2K, además de un panel flexible de Neopor y un manto de difusión.

Posee distintos grosores (trece, veinticinco y treinta milímetros) para amoldarse a la oquedad que queda entre el ancho de enrollamiento de la propia persiana y el interior de la caja. El ancho de la lámina tiene longitudes de quinientos y setecientos noventa milímetros.